Tutankhamón, la historia de una aventura arqueológica

ue el 4 de noviembre de 1922, hace 90 años. A los tres días de iniciar la sexta campaña de excavaciones en el Valle de los Reyes –una empresa llena de vicisitudes–, un niño aguador advirtió un recorte de la roca virgen. Cuando Howard Carter se acercó al lugar descubrió que se trataba de un escalón tallado en la piedra... y, al retirar la tierra, aparecieron dieciséis peldaños que desembocaban en una puerta tapiada con los sellos de la necrópolis real. Se trataba, pues, de una tumba intacta. Al día siguiente por la mañana telegrafió a lord Carnarvon, su mecenas, que se encontraba en su casa de Inglaterra, anunciándole el descubrimiento e invitándole a acudir para abrir el sepulcro. Tras años de búsqueda, Howard Carter vio realizado su gran sueño: localizar en el Valle de los Reyes una tumba faraónica con un tesoro intacto.
Dos británicos: el egiptólogo Howard Carter (1874-1939), de orígenes humildes, y el rico aristócrata lord Carnarvon (1866-1923). Dos personalidades muy distintas, pero una fructífera colaboración que duró más de dieciséis años. El resultado... El 22 de noviembre de 1922 se anunció al mundo el que seguramente constituye el mayor descubrimiento de la historia de la egiptología: el de la tumba de Tutankhamón, en el Valle de los Reyes.
Carter recordaría el 26 de noviembre de 1922 como "el día más maravilloso que nunca he vivido". Tras retirar los escombros de la escalinata y abrirse camino por el pasadizo, Carter llegó a la entrada sellada de la tumba. "Con manos temblorosas", abrió una brecha e introdujo una vela. Lord Carnarvon le preguntó: "¿Ve usted algo?"; a lo que Carter respondió: "Cosas maravillosas".
"Surgieron de la oscuridad los detalles de la estancia que se abría ante mí: extraños animales, estatuas y oro. Por todas partes el brillo del oro", explicó Carter. A pesar de que los saqueadores se le habían adelantado en la Antigüedad, Carter desveló la primera tumba faraónica que conservaba casi íntegro su tesoro funerario. Sin embargo, a día de hoy no se sabe exactamente cómo murió el joven faraón

http://www.nationalgeographic.com.es/medio/2012/10/31/tutankhamon_1000x629.JPGhttp://www.nationalgeographic.com.es/medio/2012/10/31/tutankhamon_1335x2000.JPG

Comentarios