Agujeros negros Observan la mayor explosión cuásar desde un agujero negro



 
Nuevas observaciones de ESO revelan la emisión más poderosa jamás encontrada pro
Nuevas observaciones de ESO revelan la emisión más poderosa jamás encontrada procedente de un cuásar, 28 de noviembre 2012. (ESO)
Hasta ahora se documentan solo estos dos casos que sorprenden a los astrónomos
Astrónomos que usan los telescopios del Observatorio Espacial Europeo en el Desierto de Atacama en Chile, descubrieron la explosión estelar de un cuásar más intensa hasta ahora observada, cinco veces superior a la mayor vista anteriormente y dos millones de veces más fuerte que una tormenta solar en nuestra estrella.
“Hemos descubierto la eyección de cuásar más energética conocida hasta el momento. La velocidad a la que es expulsada esta energía por la enorme masa de material eyectado desde SDSS J1106+1939 es, al menos, equivalente a dos millones de millones de veces la potencia que emana del Sol”, afirmó hace dos días el investigador principal del equipo, Nahum Arav de la Universidad Virginia Tech, en Estados Unidos, en un reporte de ESO.
La gran explosión se observó en el cuásar conocido como SDSS J1106+1939, y su brillante luz que nace al centro de la imagen, muestra un chorro que se proyecta a unos 1.000 años luz de distancia hacia sus alrededores.
Los astrónomos creen que los cuásar son alimentados por unos agujeros negros super masivos, y que durante estos eventos, se eyectan grandes cantidades de energía hacia sus galaxias, afectando en la evolución de éstas.
La explosión observada por los astrónomos en Chile fue cien veces más potente que la producción energética total de nuestra galaxia, la Vía Láctea, señala Arav, en el informe de ESO.
“Es una eyección verdaderamente monstruosa”, y agregó que “es la primera vez que la eyección de un cuásar fue medida” con el fin de obtener la clase de muy altas energías que predicen las teorías”, explica.
Según el estudio del astrónomo, el cuásar pierde al año una masa de, aproximadamente, 400 veces la masa del Sol, y se mueve a una velocidad de unos 8.000 kilómetros por segundo.
Las actuales teorías realizadas por simuladores computacionales sugieren que la masa de la galaxia está asociada a la masa del agujero negro central, y que los cuásares son capaces de producir fenómenos que influyen en su desarrollo, pero hasta ahora, el astrónomo de ESO explica que no se sabía si estos chorros serían lo suficientemente potentes.
“He estado buscando algo parecido durante décadas”, dice Nahum Arav, y agrega: “¡es emocionante encontrar por fin una de estas eyecciones monstruosas predichas por la teoría

Comentarios